Feeds:
Entradas
Comentarios

Image

Liudmila Morales Alfonso y Juan Ariel Toledo Guerra

Resulta casi tan antigua como el hombre. Tiene sus orígenes en el comercio de la antigüedad, la medición de los terrenos y, más tarde, la Astronomía. Hoy, todas las ciencias aportan problemas estudiados por matemáticos, al mismo tiempo que aparecen nuevas incógnitas dentro de la propia disciplina.

Y aunque el estribillo de una popular canción de trova asegura que el mundo no es matemático, la idea a menudo deviene punto de partida, ya hacia el área de la ficción con tramas a la altura de las seriesTouch y Números, ya a la esfera de las investigaciones, mediante exponentes como el modelo climático de Edward Lorenz. Tres ecuaciones para medir el comportamiento de la atmósfera integraron la propuesta de Lorenz, cuyo margen de variación, el conocido efecto mariposa, designa la amplificación de errores que puede aparecer en el comportamiento de un sistema complejo.

“Lo que hagamos por la matemática tendrá un efecto favorable para la nación, y no siempre nos damos cuenta de eso: debemos reconocer que la necesitamos en la sociedad”, dijo Miguel Díaz-Canel Bermúdez, miembro del Consejo de Estado y vicepresidente del Consejo de Ministros, durante la clausura de un evento sobre la asignatura.

Sin embargo, ciertos prejuicios existentes entre los estudiantes, unido a frecuentes métodos inadecuados de impartir dicha asignatura en las escuelas (de Cuba y muchos otros países), han lastrado la percepción de su importancia para el desarrollo social. Seguir leyendo »


  Liudmila Morales Alfonso y Liosday Landaburo Sánchez

Érase un país víctima de mentiras. Ellas parecían sostenerlo, conformar sus paredes, incrustadas en el prisma por el cual lo observaban. Gigantes embustes colgaban de sus puertas, tan sólidos que algunos visitantes acudían a ellas con abrigos de pieles, aun cuando en su seno, brillaba un sol irreverente…

Del cuarto al segundo poder, solo superada por el económico. Pocos en el mundo actual subestiman su influencia, avalada por ejemplos de cómo puede iniciar una guerra y  concluirla. Hoy, muchos aman y odian a la prensa.

“Yo fui utilizada; pensé que se iba a hablar bien de Cuba, de su progreso, de cómo me sentía. Respondí las preguntas de acuerdo con mis principios”.

“Me sentí muy bien con el reportaje, pero ahora estoy defraudado, utilizado”.

Así describen Magaly Arelis Hernández Morejón, manicura de La Escuadra desde hace 18 años, y Raidel Peñate Alomás, decorador por más de una década, lo sucedido un día que comenzó como otro cualquiera. No sospechaban entonces cómo en unos minutos, todo habría de cambiar…

HÁBLAME DE TI

“Hace dos meses, un viernes, me llaman a mi casa desde el Hotel Jagua porque había unos periodistas franceses, interesados en hacerme ciertas preguntas para la revista Elle. Van el sábado y me piden ver algo de lo que yo hacía. Les puse el video de una fiesta de “15” y me solicitan  tomar fotos con esas parejas bailando. Organizamos la cita para el domingo. ¡El encabezamiento que le dieron al tema fue maravilloso! Era como una promoción o propaganda.  ¡Yo estaba como un niño chiquito, cuando le van a dar una caja de chocolates que no ha comido nunca!”, relata Peñate Alomás.

“Ellos llegaron a mi centro laboral y empezaron a tirar muchas fotos. Pero después, me llamó el intérprete y me dijo: ‘Mira, ven mañana con otra ropa, de colores vivos. Queremos retratarte para la revista Elle, la más importante de Francia, dedicada a mujeres’. Venían preparados con sombrilla blanca de esas de estudio y cámaras profesionales”, cuenta Magaly.

Tras el lente, el fotógrafo Paolo Woods. Como jefe de equipo, el periodista Philipe Trétiack, reconocido en el ámbito europeo. Ambos tributando a la  revista Elle, en cuya dirección digital elle.fr no pudo hallarse el reportaje en cuestión, titulado a la postre Cuba Libre?, que muestran las imágenes en formato pdf.

“Su primera pregunta: ¿qué cambio había visto a partir de la ampliación para los ‘cuenta propia’? Hablé de aspectos positivos como la incorporación de muchos desvinculados o el creciente aporte al Estado. Se interesó por cuánto pago al mes, (patente, seguridad social y eso) si me gustaba mi trabajo, el horario, y qué colores estaban de moda.

“Luego, me comienza a interrogar sobre mi vida personal. ¿Cuántos hijos tienes? Dos. ¿Qué hace tu hija mayor? Trabaja en la refinería de petróleo. ¿Y el más pequeño? Está en el Círculo Infantil. ¿Qué hacen tus padres? Ella es oficinista y él chofer. En ningún momento les dije que vivía mejor que mis padres, sería incapaz. ¡Y todo sin grabarme, eso fue así…!”, resalta Magaly, con una mezcla de irritación e impotencia.

“Me preguntaron sobre mi papá y mi mamá, coincide Peñate. También, cómo yo había llegado a esta profesión, si tenía escuela pasada. Les dije: ‘No, la de la vida’, y lo recalqué así mismo: ‘gracias a Cuba estoy donde estoy’. Que cuánto ganaba, y les respondo que cuando trabajo, dos mil pesos en moneda  nacional,  por cada fiesta de 15. Nunca se tocó nada relacionado con política”.

Corrobora tal aseveración  Amado Delgado Sosa, trabajador contratado por Peñate Alomá, quien califica a la conversación sostenida entonces como informal y destaca un aspecto que llamó su atención. “El primer día, ellos dieron a entender que no conocían nada de español. Yo quise establecer algún tipo de conversación en inglés y no lo rechazaron, pero siempre buscaban al intérprete. Sin embargo, al otro día, cuando estábamos en la sesión de fotos, sí entendían el español y conversaron conmigo en inglés”, asegura.
Presunta técnica: entrevista estructurada.  Fuentes: directas, elegidas por método aleatorio simple, o al azar.

“Al encontrarme con Bernard, le pido: ‘cuando salga la revista, me la haces llegar’. ¡Y aquello fue una bomba!”, prosigue Magaly.

“Le dieron un enfoque político a todo, comenta Peñate. Fiíjate: tiraron de110 a120 fotos, y la que sacan es en el muelle del Jagua, donde da el sol y me dicen ‘usa esta gafas, para que te veas mejor’. Y yo me puse las gafas de ellos, y escogieron esa, ¡donde uno parece un capo de la mafia!”

OTRO CUENTO CHINO

Para Bernard Martínez, secretario dela Asociación Francesade Solidaridad con Cuba CCSEG PACA, cuya hermandad con Cienfuegos data de 16 años, el título del trabajo ya constituye un insulto. “Dice: ¿Cuba Libre? Hay cosas nuevas en el país de los Castro: trabajadores por cuenta propia. Reencuentro con los nuevos capitalistas de una sociedad esquizofrénica.

“Ese periodista, el pobre, hizo solo 4  o 5 entrevistas con orejeras de caballo. Normal en un imperialista: no tiene la capacidad de imaginar otra forma de política. Por eso, su trabajo se centró en el dinero. Actuó como muchos corruptos sin independencia o,  peor, sin clarividencia para entender lo que pasa en el mundo”, valora.

De acuerdo con la carta de deberes profesionales de los periodistas franceses, alguien digno de ese nombre no recibe dinero de un servicio público ni de una empresa privada donde su calidad, sus influencias o relaciones, podrían devenir susceptibles de explotación.

“Trétiack trabaja para un grupo de prensa perteneciente a Arnaud Lagardere,  una de las personas más ricas de Francia y el mundo, y mejor amigo del expresidente Sarkosy. Lagardere posee periódicos, cadenas de televisión, aviones, electrónica, y sobre todo, vende armas de guerra. Esta revista esconde todo lo bueno, pero la mayoría de la gente no comprende cómo la manipulan. Elle es uno de esos ‘limpia cabeza’ leído solo por mujeres de más de 40 años. Hay más de cien periódicos sobre tales temas: moda, cosas lujosas, imposibles de pagar… y no sé cuántas boberías. Solo fotos lindas y, lo demás, puedes echarlo al fuego”, declara Martínez.

¿Qué hubo del precepto “un periodista digno de ese nombre considera la calumnia, la difamación, la deformación de los hechos y la mentira, como las más grandes faltas profesionales”?  ¿Y de “no abusa nunca de la libertad de prensa con una intención interesada”?

Según aparece en la revista, Magalys Hernández afirmó que vivía mucho mejor que sus padres y Raidel Peñate gana en el mes dos mil dólares y representa a la vez, para el pueblo de Cienfuegos, el prototipo del cuantapropista hábil y del capitalista sinvergüenza.

“Si usted me entrevista y yo le doy respuestas, y a la hora de publicar el artículo, no aparecen mis palabras tal como las expresé, está violando la ética periodística y me está faltando el respeto a mí como persona”, considera Amado Delgado Sosa.

“Ellos no saben el significado de la palabra esquizofrénica, agrega Peñate.  Lo mejor que Cuba hizo fue la ampliación de trabajo por cuenta propia. Estamos afiliados a un sindicato, pagamos MTT, si queremos, pertenecemos al Partido… No somos millonarios: debemos trabajar mucho y dedicarnos al negocio”.

“Yo podré ganar más, pero aquí  me siento, desde por la mañana hasta la tarde, mientras un profesional disfruta lo que estudió y tiene otras posibilidades”, estima Magaly Hernández.

“Nosotros estamos acostumbrados y tenemos poca confianza en cuanto aparece en los medios en nuestro país, aprecia Bernard Martínez. La asociación trata también de hacer comprender la verdad cubana. La conozco mejor que este yuma, supuesto gran reportero, jajaja. Me gustaría preguntarle dónde es la dictadura. ¿Allá, la del socialismo para todos o aquí, la del dinero para pocos? Se dice que en Cuba el gobierno controla todas las informaciones, pero en Francia y otros países desarrollados lo hacen los grandes grupos capitalistas. Ellos deciden qué ve o escucha el pueblo”.

Peñate Alomá resalta: “El cubano es muy abierto. Tú les abres la puerta de tu casa sin conocerlos y no sabes el daño de un reportaje fuera de Cuba, que a lo mejor no puedes ni leer. Las personas te dicen que te vieron en tal lado, pero no lo comprobaste. Prometieron enviarme un ejemplar, y todavía lo estoy esperando”.

“Traían un esquema perfectamente elaborado, concebido, manifiesta Delgado Sosa. Claro, en ese momento no nos dimos cuenta. Fuimos utilizados por la forma de ser de los cubanos. Después de ver el trabajo, me di cuenta de que no era tan informal y ya existía la idea clara de qué se iba a publicar”.

Solo ello explicaría la novedosa técnica periodística empleada por Trétiack, con la cual, a partir de cuánto ganan los cuentapropistas nacionales, puede inferirse si Cuba es libre o no. Solo ello explica cómo los medios, supuestos espejos de la realidad, pueden convertirse en trampas, hechas para distorsionar.

ESCUCHAR VERSIÓN RADIAL

Parte 1: http://www.ivoox.com/manipulacion-mediatica-trampas-del-espejo-i_md_1304098_1.mp3″ Ir a descargar

Parte 2: http://www.ivoox.com/manipulacion-mediatica-trampas-del-espejo-ii_md_1304114_1.mp3″ Ir a descargar


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Liudmila Morales Alfonso

Dicen que cuesta hablar de lo que más hondo cala. Tienen razón. Por eso hoy, cuando intento regalar a los padres otra gotita de agua para el mar de felicitaciones en su día, pareciera secarse el manantial.

Y es que se escabullen las metáforas que hagan justicia  a esas manos, a veces ásperas, pero que besan la piel a cada roce. Pocos vocablos encierran la veneración y austero cariño emanado de sonrisas paternas, ya parte indisoluble de nuestros recuerdos infantiles.

El padre severo, o el que regaña riendo; el que educa en la libertad o apuesta más por la ley del ejemplo: todos los padres de América vivirán este 17 de junio su día. Veinticuatro horas le estarán dedicadas, intentando premiar años de desvelos.

Miles de besos, miles, para el papá cigüeña, para papi entrenador, árbitro de boxeo entre hermanos, chef de espaguetis de urgencia, médico en funciones; sanador de ángeles caídos. Seguir leyendo »


Liudmila Morales Alfonso

A ciencia cierta no supo qué lo decidió esta vez. Si la aprehensión por un tiempo finito, o el sometimiento final de un lado reticente e incrédulo.

Alfredo Eulogio Landaburo Morejón, con 60 años cumplidos, decidió un día retomar lo que dos décadas atrás diera por perdido.

«En aquel entonces, pensé que cuanto escribía no tenía valor. Primero se lo enseñé a alguna gente. Uno me dijo: eso pudiera servir para trova. Y otro yo escribo y me parece que esto no… Me paré ahí».

Pero aun desde la quietud, pujaba fuerte el deseo de liberar las canciones presas en su mente, como un rotundo NO al silencio.

«Soy profesor de Español-Literatura en un preuniversitario (bachillerato),  y mis alumnos, en especial las niñas, me pedían que les escribiera poemas. De ahí sale todo: como uno ha leído tanto, quizá tenía un doncito dormido. Después, otros compañeros músicos, como Luis, violinista de la Orquesta Loyola, a quien tengo mucho que agradecer, me explicó que en mis letras había música y sugirió algunos arreglos. Me puso en contacto con Fermín Espinosa González –hoy jubilado–, por aquellos días también integrante de la ‘Loyola’ y él me facilitó alrededor de 20 partituras». Seguir leyendo »


Liudmila Morales Alfonso

Por momentos, las coordenadas del cielo y el piso varían de posición. Se tambalea el mundo y el hombre casi parece, desde algún punto de observación, sujetarse con hilos de nada.

Entonces, cuando solo sus mulos se interponen entre Nicomedes Luis Curbelo Martínez y el vacío, llega el instante para dar gracias por el tiempo invertido en cuidado y adiestramiento. Seguir leyendo »


Liudmila Morales Alfonso

Cada año me lo repito: niña, tranquila, no te estreses. ¡Si a ti no te gusta la pelota! Y cada año me contagio, me emociono, grito, discuto, me como las uñas y… me olvido del año anterior.

Sé de sobra que no soy la única. Unos cuantos, como yo, contraen amnesia beisbolera de play off, enfermedad cuyo pronóstico ha demostrado ser, si no irreversible, al menos bien difícil de curar.

Solo eso explica el hecho de convertirnos por alrededor de un mes (y estos síntomas sí pertenecen a mi caso particular) en cuanto hemos criticado los once anteriores. Léase: periodistas deportivos que jamás se desprenden de su trabajo y entablan una y otra vez los mismos debates por igual en fiestas, bodas y funerales. O, por otro lado, fanáticos obsesionados con el pasatiempo nacional, al punto que, más que pasatiempo, parecería deber nacional. Vaya, como si de quien gane dependiera su vida.

Seguir leyendo »


Liudmila Morales Alfonso y Liosday Landaburo Sánchez

 Escuchar versión radial

Justicia e imparcialidad: dos conceptos de fácil enunciación, mas difícil puesta en práctica. Quizá ocupen su mente mientras camina hacia el terreno porque,  de cómo los conjugue, dependerá en gran medida el éxito de su labor.

El santiaguero Omar Lucero Aldaya lo sabe. Ambas palabras conforman una pieza vital de la filosofía de quien muchos consideran hoy el mejor árbitro de béisbol cubano. En consecuencia, emergen una y otra vez durante del diálogo, y, cual extraña simbiosis, permanecen adheridos al hombre bajo la máscara.

“Me gusta trabajar con el estadio lleno. Cuando hay tanta gente hablando, en home sientes como el zumbido de muchas abejas en una colmena, pero cuando está casi vacío, te gritan cada barbaridades y tú las entiendes”. Seguir leyendo »

A %d blogueros les gusta esto: